Modelo pedagógico

“El cuaderno de un niño, los textos que usamos, un tablero con anotaciones, la forma de disponer el salón o simplemente el mapa o el recurso didáctico utilizado, nos dicen mucho mas de los enfoques pedagógicos y metodológicos, de lo que aparentemente podría pensarse, estas son en realidad la huella inocultable de nuestra concepción pedagógica”

Zubíria (2006)

La influencia de la globalización en los procesos que se generan en las comunidades educativas, dota a los estudiantes de la capacidad de acceder a la información, la cual intencionalmente mediada en ambientes de aprendizaje le permiten construir y apropiar conocimiento.

Han surgido diferentes modelos y tendencias pedagógicas para explicar y fundamentar la interacción de la información, los ambientes de aprendizaje y los sujetos participantes en el entorno escolar.

Sustentados en una base de LA ESCUELA ACTIVA, hace una articulación entre los conceptos de aprendizaje significativo, aprendizaje experiencial, pedagogía de proyectos y aprendizaje centrado en competencias que integran pensamientos clásicos y contemporáneos, mundiales, regionales y locales.

En este sentido, dicho enfoque señala la importancia de garantizar un ejercicio pedagógico promotor de la construcción del conocimiento, mediante estrategias pedagógicas y didácticas que faciliten un aprendizaje autónomo, significativo y colaborativo y que, de forma lúdica, activa, cognitiva, constructiva y productiva, motiven al educando hacia la construcción del conocimiento y el ejercicio de la investigación. Estos elementos aportan, por su coherencia y pertinencia, a la fundamentación pedagógica del Colegio. 

En palabras del pedagogo Néstor Bravo, la problematización del conocimiento y la cultura en la perspectiva de potenciar y desarrollar las capacidades del sujeto de aprendizaje para construir, desde los contextos, instrumentos del pensamiento - conocimiento (nociones, proposiciones, conceptos, categorías, principios, teorías,…), a través del despliegue y la acción de los sistemas operacionales ( intelectuales , psico-lingüísticos, motrices y expresivos) serían el reto de un modelo que posiciona al estudiante como sujeto activo y corresponsable de su aprendizaje.

En esta problematización motiva la construcción de aprendizajes significativos, esto es: tener en cuenta los conocimientos previos del estudiante, relacionarlo con situaciones cotidianas, enriquecerlo con los conocimientos derivados de la cultura, encadenando todo con situaciones reales.  De esta manera, el aprendizaje va más allá de ser paciente de una acción informativa, tornándose en la posibilidad de dotar de sentido la realidad, a partir de generación de conflicto cognitivo, a fin de lograr la adquisición del conocimiento científico.

Aprendizaje Significativo

David Ausubel, quien en textos como “Psicología Educativa” y “Psicología de la Infancia” elaboró una teoría de aprendizaje significativo como contraposición al aprendizaje memorístico fruto de la repetición, dicha teoría sostiene que un aprendizaje está dotado de significado cuando el aprendiz tiene la posibilidad de asociar sus conocimientos previos con los que adquiere en la dialéctica enseñanza – aprendizaje y de esta manera puede vincularlos con su realidad articulándola con la de la humanidad misma, en última instancia, el aprendiz encuentra la posibilidad de mejorar y completar sus conocimientos anteriores, dotando de sentido la realidad del conocimiento como herramienta para vivir, construir y entender la vida.

En este sentido, las acciones didácticas que se emprenden en proyectos y procesos a largo plazo, posibilitan la configuración de aprendizajes significativos a los beneficiarios del servicio, de tal suerte que los lleven natural y eficientemente a sus realidades en beneficio de la calidad de vida propia y de las comunidades que conforman.

David Ausubel en “Teoría del Aprendizaje Significativo” plantea la importancia de garantizar que el ejercicio pedagógico pueda motivar aprendizajes significativos en los estudiantes, esto es: tener en cuenta los conocimientos previos del estudiante, relacionarlo con situaciones cotidianas, enriquecerlo con los conocimientos derivados de la cultura, encadenando todo con situaciones reales.  De esta manera, el aprendizaje va más allá de ser paciente de una acción informativa, tornándose en la posibilidad de dotar de sentido la realidad, a partir de generación de conflicto cognitivo, a fin de lograr la adquisición del conocimiento científico.

Aprendizaje Basado en Problemas (ABP)

Es una Metodología centrada en el aprendizaje, en la investigación y en las formas como los estudiantes llegan a la solución de un problema planteado ya sea por el docente o un contexto pedagógico de un área de conocimiento.

Esta estrategia de enseñanza y aprendizaje se basa en la idea de investigación hermenéutica permanente, cuya relación dialéctica de reproducción y producción investigativa está mediada por Problemas – Preguntas – Hipótesis y permite el reconocimiento de las representaciones simbólicas de los posibles mundosdisciplinares y reales por vías de la interpretación, la argumentación y la proposición.

Así, se construyen aprendizajes conceptuales, procedimentales y actitudinales en el saber para comprender, en el hacer para el mantener y transformar y en el estar para el pertenecer, lo que determina la formación de un ser humano integrado a su contexto.

Permite al estudiante identificar necesidades para comprender mejor ese problema o situación, identificar principios que sustentan el conocimiento y cumplir objetivos de aprendizaje relacionados con el conocimiento.

La base conceptual del Aprendizaje Basado en Problemas está sustentado en la Psicología cognitiva con autores como John Dewey, Barrows (1986), Prieto (2006), los cuales presentan aspectos como:

Ø  John Dewey (1975)Pensaba que la nueva educación tenía que superar a la tradición no sólo en los fundamentos del discurso sino también en la propia práctica para impactar los procesos a partir del Método del Problema.

Ø  Barrows (1986)define al ABP como “un método de aprendizaje basado en el principio de usar problemas como punto de partida para la adquisición e integración de los nuevos conocimientos”.

Ø  Miguel (2005):Define que el aprendizaje basado en problemas se centra en la resolución de diversas situaciones que involucran acciones para la toma de decisiones, trabajo en equipo, habilidades de comunicación y desarrollo de actitudes y valores.

Ø  Prieto (2006)defendiendo el enfoque de aprendizaje activo señala que “el aprendizaje basado en problemas representa una estrategia eficaz y flexible que, a partir de lo que hacen los estudiantes, puede mejorar la calidad de su aprendizaje universitario en aspectos muy diversos”.

Ø  Benito y Cruz (2005)Indicó que el ABP favorece el desarrollo del razonamiento eficaz y la creatividad en los estudiantes.

El ABP es consistente con las bases filosóficas del constructivismo, ya que asume que el conocimiento no es algo absoluto, sino que es construido por el estudiante basado en su conocimiento previo y en las visiones globales del mundo.

Los tres principios fundamentales de esta teoría son según Martínez (2002):

a) La comprensión surge de nuestras interacciones con el medio que nos rodea.Este parece ser el núcleo conceptual del constructivismo. No se puede hablar del qué se aprende al margen del cómo se aprende; así, varias experiencias pueden llevar todas al mismo entendimiento. De esta proposición se desprende que la cognición no es un fenómeno individual sino más bien contextual.

b) El conflicto cognitivo estimula el aprendizaje.Los conflictos cognitivos y la perplejidad son los estímulos para aprender y determinar la organización y naturaleza de lo que se aprende. Estar en un entorno de aprendizaje significa tener un estímulo y una meta para el aprendizaje. La meta no sólo es el estímulo para estudiar sino también el factor primario que determina lo que el estudiante aprenderá.

c) El conocimiento se logra mediante la negociación social y la valoración de la viabilidad de las diferentes construcciones de los entendimientos individuales.El ambiente social es crítico para el desarrollo de la comprensión del mundo, así como para el desarrollo del cuerpo de supuestos o proposiciones que se llama “conocimiento”.

Estos principios evidencian entonces las ventajas que trae el empoderamiento del estudiante como agente activo y gestor de necesidades de conocimiento que debe tomar la responsabilidad de su propio aprendizaje desarrollando estrategias que encuentra efectivas para cumplir dichos objetivos; así, desde el punto de vista pedagógico se ha demostrado que el ABP aumenta la motivación para aprender, particularmente cuando las situaciones a discutir se relacionan a experiencias y a situaciones familiares a los estudiantes.

Un aprendizaje centrado en el estudiante, es decir con énfasis en el aprendizaje auto dirigido, es un elemento esencial del ABP. El estudiante dentro del contexto de los objetivos de aprendizaje desarrolla habilidades de organización, manejo de la información y análisis crítico de la evidencia —destrezas relacionadas a aprender a aprender.

Otro aspecto del aprendizaje auto dirigido es el reconocer que el estudiante tiene una base de conocimiento cuando comienza su educación. Al inicio del programa educacional, esta base de conocimiento es variable en cantidad y calidad. En el ABP el rol del docente debe incluir el ayudar al estudiante a que tome responsabilidad de revisar su conocimiento, ampliarlo y organizarlo de manera conceptual y práctica. Pero, este rol solamente es efectivo si el estudiante toma la responsabilidad de su aprendizaje.

Las discusiones de tutoría en el ABP permiten la introducción de ideas nuevas, el análisis crítico del conocimiento actual y provisión de una valiosa oportunidad para desarrollar habilidades de comunicación que deben ser efectivas para el trabajo en equipo que los profesionales deben llevar a cabo.